EL O2 es una necesidad cosmética vital

 a cualquier edad y en cualquier tipo de piel.

 

 

A los 30 años, la pérdida de niveles de oxígeno en la piel se presenta en un 25%, mientras que a los 40 años puede aumentar hasta en un 50%.

 

En ambientes altamente contaminados, la pérdida de oxígeno en la piel puede ser incluso mayor, dando lugar a que el proceso natural de regeneración celular se retarde significativamente, comprometiendo las cualidades de una piel joven y saludable.

 

Un ambiente falto de oxígeno en la piel propicia que bacterias presentes en poros obstruidos proliferen en la piel y sobrevivan convirtiendo el sebo facial en ácidos grasos que activan la inflamación en las células epidermales agravando los problemas de la piel grasa como el acné.

 

La respiración celular, es un proceso bioquímico complejo que ocurre en la mitocondria que en presencia indispensable del O2  produce energía (ATP), energía que es indispensable para que la célula pueda vivir y funcionar adecuadamente.

 

Sin embargo, el envejecimiento intrínseco, es el resultado de una serie de procesos internos ocasionados por una pérdida de energía que ocurre gradualmente de forma inevitable con el paso del tiempo y que impacta negativamente en la apariencia y en la textura del cutis.

 

Debido al proceso de envejecimiento, la cantidad de radicales libres aumenta, dando lugar a el mal funcionamiento de los procesos involucrados en el metabolismo celular, entre ellos la síntesis de proteínas estructurales de la piel.

 

El oxígeno (O2) es un requerimiento básico y fundamental en la respiración celular de la piel para la producción de energía, es por ello que necesitamos de una dosis de oxigeno por lo menos una vez al mes consulta a tu distribuidora más cercana.

 

Bélgica 518, Col. Portales, 03300 CDMX. Tel. 2595.0970

Aviso de privacidad