Hablemos de la piel masculina

La piel masculina ostenta características específicas dada la cantidad de testosterona que integra su organismo, en paralelo al de la mujer. Durante la pubertad esta hormona, se encarga del crecimiento del vello facial, corporal y la gravidez de la voz. Ya en la edad adulta, la testosterona interviene en el desarrollo de la masa muscular.

 

Es por lo anterior citado que la piel del hombre tiene un mayor grosor, los poros más dilatados, contiene más colágeno, además del doble de grasa cutánea que la femenina puesto que posee mayor cantidad de glándulas sebáceas activas.

 

Lo que se traduce en que los individuos masculinos no presentarán líneas de expresión en edades tempranas, contarán con una piel más firme, elástica y resistente. El desfase de envejecimiento será aproximadamente de 10 años en relación al femenino, sin embargo al momento de ser visibles se manifestarán gravemente por la falta del cuidado y limpieza diarios.

 

El rasurado es un paso que lastima la piel día a día y si no se cuentan con la limpieza y cuidados básicos para integrar los elementos que requieren, es bastante probable que hagan su aparición brotes acnéicos, la foliculitis y evidencia de fotodaño por ejemplo.

 

Dentro de los elementos principales que ayudan a mantener el equilibrio sebáceo adecuado son, la vitamina c, ácido hialurónico y complejo de glicoproteínas.

 

Es sencillo cuidar este tipo de pieles: se debe llevar una rutina diaria de limpieza día y noche, hidratando y protegiendo de día mientras que hidratamos y reparamos por las noches. Es importante eliminar las células mediante exfoliación suave y diaria.

 

 

Bélgica 518, Col. Portales, 03300 CDMX. Tel. 2595.0970

Aviso de privacidad

SALUD ES BELLEZA  133501EL950001